¿COMO HACER VALER NUESTROS DERECHOS DE CONSUMIDORES EN LAS COMPRAS EFECTUADAS POR COMERCIO ELECTRÓNICO?

Cada vez son más los consumidores que compran productos o contratan servicios mediante el llamado comercio electrónico.

Uno de sus atractivos es la comodidad de hacerlo desde cualquier lugar, día y hora.

Ahora bien esta compra a distancia dificultad y a veces hace imposible que el consumidor pueda comprobar si el bien o el servicio que adquiere responde realmente a lo que quiere.

Puede surgir entonces que tenga que reclamar bien por disconformidad con el producto adquirido o bien por resultar defectuoso el servicio que ha contratado.

Como consumidores queremos hacer valer nuestros derechos.

El texto refundido de la Ley General para la protección de los Consumidores y Usuarios, en adelante TRLGDCU, nos concede como consumidor una serie de derechos muy importantes.
Uno de los más relevantes es el derecho de desistimiento regulado entre otros por
los artículos 68, 101 y 102 de la TRLGDCU.

Este derecho de desistimiento es la facultad que tiene el consumidor de dejar sin efecto el contrato celebrado sin necesidad de justificar su decisión y sin penalización de ninguna clase.
Para hacerlo disponemos de un plazo de 14 días naturales ampliable a 12 meses, ver los artículos 104 y 105  de la TRLGDCU, si el proveedor no ha facilitado la información oportuna al respecto.

Antes de hacerlo es preciso verificar que la tipología de nuestra compra no esté recogida en el artículo 103 de la TRLGDCU entre las que no les aplicable este ejercicio del derecho de desistir.

Entre otros no se podrá desistir si se trata de la prestación de servicios cuyo precio dependa de fluctuaciones del mercado financiero, el suministro de bienes que puedan deteriorarse o caducar con rapidez o de bienes precintados que no sean aptos para ser devueltos por razones de protección de la salud o de higiene y que hayan sido desprecintados tras la entrega.

Si solo se desea reclamar y no dejar sin efecto la compra del bien o servicio debemos ponernos en contacto con los servicios de atención al cliente del proveedor y comunicar nuestra reclamación.

Si con este trámite no conseguimos resolver nuestra reclamación podemos dirigirnos ante la oficina de consumidor municipal o acudir a algún mecanismo de ejecución extrajudicial de conflicto.

Finalmente  si estos mecanismos no solucionan nuestra reclamación podemos instar la acción correspondiente ante la jurisdicción civil.

No Comments

Post a Comment