ATRAPADO POR UNA HIPOTECA MULTIDIVISA: POR QUÉ LA DEMANDA JUDICIAL ES LA MEJOR SOLUCIÓN.

Hace 8 o 9 años que el empleado de la oficina bancaria te animó a contratar una hipoteca multidivisa; te dijo que era muy ventajoso para ti pues pagarías una cuota mensual baja, y en cualquier momento te dijo que podrías cambiar de divisa.

Te recomendó el yen o el franco suizo y los primeros meses después de firmar tu escritura ante notario todo iba bien.

Pero a los pocos meses la divisa escogida se revalorizo fuertemente frente al euro y tu cuota mensual empezó a subir y tu deuda también.

No entendías nada, y con el paso del tiempo, poco a poco empezaste a comprender que te habían hecho contratar, sin la debida información, sin advertir-te de los riesgos, un tipo de hipoteca con un interés referenciado a una información inaccesible para ti.

Estabas atrapado y a pesar de pagar con dificultades tus cuotas mensuales en todos estos años, el importe de tu deuda había crecido (y mucho) con respecto a la figuraba en tu contrato hipotecario.

Luego supiste que si cambiabas a otra divisa, tu entidad te consolidaba antes la deuda en euro.

Estás atrapado por tu hipoteca multidivisa, y la única solución es conseguir la nulidad de las clausulas referenciadas a la opción en divisa y que tu contrato se considere desde el inicio en euro. Además, con toda probabilidad te tendrán que devolver el dinero que has pagado de más.

Es un cifra alta de muchos miles de euros, que puedes reclamar en este litigio que tienes con el banco.

No dudes: no reclamar es hacer que no se solucione nunca tu problema. Es la peor solución.

Dos son los motivos que te hace dudar en emprender una acción judicial contra la entidad bancaria: Por un lado, no hay una garantía absoluta sobre el resultado favorable de una demanda judicial, y por otro, ¿Cómo vas hacer frente al pago de nuestros honorarios?

Se están dictando cada vez más sentencias favorables a afectados por una hipoteca multidivisa, particularmente en los juzgados de la provincia de Barcelona.

Con ello se está asentando una jurisprudencia que incrementa notablemente las posibilidades de éxito de la reclamación judicial.

Por nuestra parte, nuestras demandas se fortalecen con un informe pericial en el que se señalan los riesgos del producto, las omisiones de información de la entidad bancaria, tu clasificación como cliente y el contexto financiero, junto con la tendencia de la evolución de las divisas e intereses.

El éxito de una demanda judicial depende fundamentalmente de dos factores que se dan en la gran mayoría de los casos: El banco incumplió sus deberes legales de información y el perfil de cliente tiene nulas experiencias y conocimientos sobre el funcionamiento de este tipo de productos financieros.

Solo las personas que por sus desempeños profesionales o estudios pudiesen estar muy familiarizados con estos productos (empleados de banca, agentes de bolsa…) pueden tener dificultades en que el juez estime su reclamación.

Somos conscientes de que lo que condiciona su decisión de hacer valer sus propios derechos, es la dificultad de hacer frente a los gastos de una demanda judicial. Por ello ofrecemos un presupuesto muy ajustado que incluye, además de nuestros honorarios, los que correspondan al procurador y perito que colaboran habitualmente con nosotros, junto a una forma de pago que atiende a las posibilidades de cada cliente.

Hay que recordar que si se gana la demanda y hay condena en costas, el banco pagará una parte importante de los gastos de la demanda.

Así pues, la demanda judicial es la mejor solución para librarse de la pesadilla de una hipoteca sometida a la variabilidad de una divisa extranjera que convierte en un imposible el equilibrio de la economía del consumidor.

Podemos ayudarte. Pídenos un estudio gratuito de tu contrato hipotecario.

No Comments

Post a Comment