LA ABUSIVIDAD DE LAS CLAUSULAS DE VENCIMIENTO ANTICIPADO E INTERESES MORATORIOS.

El Tribunal Supremo (en adelante TS) en su sentencia de 23 de diciembre de 2015, se pronuncia sobre la abusividad de cláusulas de vencimiento anticipado, interés moratorio y gastos a cargo del cliente incluidas en contratos hipotecarios.

Respecto a los intereses moratorios en los préstamos hipotecarios el TS reitera la doctrina fijada en su sentencia 265/2015, de 22 de abril para los préstamos personales. El incremento de dos puntos porcentuales previsto en el artículo 576 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (en adelante LEC), para la fijación del interés de mora procesal, es el criterio más idóneo para fijar cuál es el interés de demora en los préstamos personales concertados con consumidores y no el que determina el Art. 114.3 de la Ley Hipotecaria, que no puede servir como derecho supletorio tras la declaración de abusividad de una cláusula de interés moratorio.

Para llegar a esta decisión el TS cita el auto del Tribunal de la Unión Europea (en adelante TJUE) de 11 de junio de 2015 y su Sentencia 265/2015 para afirmar”(…) que el límite cuantitativo del citado precepto de la Ley Hipotecaria no tiene como función servir de pauta al control judicial de las cláusulas abusivas, sino fijar criterio para un control previo del contenido de la cláusula, en vía notarial y registral, de modo que las condiciones generales que excedan de dicho límite, ni siquiera tengan acceso al documento contractual, ni en su caso resulten inscritas. Así como también constituir un óbice para el planteamiento de demandas en que se pida el cumplimiento forzoso del contrato de préstamo o se ejecute la garantía, en las que no se podrá reclamar un interés moratorio superior al indicado tope legal.”

De conformidad con las sentencias del tribunal de la unión europea en aplicación del artículo 6.1 de la Directiva 93/13/CEE, los jueces nacionales están obligados a dejar sin aplicación la cláusula contractual abusiva a fin de que esta no produzca efectos vinculantes para el consumidor, sin estar facultados para modificar el contenido de la misma, debiendo subsistir el contrato, en principio, sin otra modificación que la resultante de la supresión de las cláusulas abusivas, en la medida en que, en virtud de las normas de Derecho interno, tal persistencia sea jurídicamente posible.

Respecto a los efectos derivados de la declaración de abusividad de una cláusula de intereses moratorios, la nulidad afectará al exceso respecto del interés remuneratorio pactado.

Es decir que, si se declara abusiva la clausula de intereses moratorios, la entidad bancaria sólo podrá cobrar el interés remuneratorio ordinario establecido en el contrato como indemnización por el retraso en el cumplimiento del deudor.

La cláusula declarada nula es la siguiente: “Las obligaciones dinerarias de la parte prestataria, dimanantes de este contrato, vencidas y no satisfechas, devengarán desde el día siguiente al de su vencimiento, sin necesidad de requerimiento alguno y sin perjuicio de la facultad de vencimiento anticipado atribuida al Banco en la Cláusula 6ª bis, un interés de demora del 19% NOMINAL ANUAL, calculado y liquidable por meses naturales o fracción en su caso y siempre por periodos vencidos. Los intereses vencidos y no satisfechos devengarán y se liquidarán en igual forma nuevos intereses al tipo de interés moratorio aquí establecido. Las cantidades resultantes como intereses de demora se considerarán firmes en el momento en que se perciban, sin perjuicio del derecho del Banco a exigir los intereses moratorios devengados hasta cada momento, y quedarán garantizadas exclusivamente con cargo a la cantidad máxima consignada en el apartado b) de la cláusula 9ª”.

En relación a la cláusula de vencimiento anticipado, el TS no niega lavalidez de la misma siempre que esté claramente determinado en el contrato en qué supuestos se podrá aplicar no dejándolo al arbitrio del prestamista, en contra de lo establecido por el Art. 1256 del Código Civil y cita sus sentencias de 2 de enero de 2006, 4 de junio de 2008, 12 de diciembre de 2008 o 16 de diciembre de 2009.

La cláusula cuestionada dice: “(…) No obstante el plazo pactado, el BANCO podrá exigir anticipadamente, total o parcialmente, la devolución del capital con los intereses y gastos hasta el día de la completa solvencia, en los siguientes casos: a) Falta de pago en sus vencimientos de una parte cualquiera del capital del préstamo o de sus intereses.”El TS declara que la cláusula controvertida no supera los estándares establecidos por el TJUE, en su sentencia de 14 de marzo de 2013, asunto C-415/11 ,en el apartado 73, “(…) pues aunque pueda ampararse en las mencionadas disposiciones de nuestro ordenamiento interno, ni modula la gravedad del incumplimiento en función de la duración y cuantía del préstamo, ni permite al consumidor evitar su aplicación mediante una conducta diligente de reparación (aunque con posterioridad lo haya permitido la legislación cuando el bien hipotecado es la vivienda habitual (Art. 693.3, párrafo 2, de la LEC, en redacción actual dada por Ley 19/2015, de 13 de julio). Y en cualquier caso, parece evidente que una cláusula de vencimiento anticipado que permite la resolución con el incumplimiento de un solo plazo, incluso parcial y respecto de una obligación accesoria, debe ser reputada como abusiva, dado que no se vincula a parámetros cuantitativa o temporalmente graves.”

La abusividad de la cláusula de vencimiento anticipado, que resulta nula e inaplicable, proviene de los términos en que la condición general predispuesta permite el vencimiento anticipado, no de la mera previsión de vencimiento anticipado, que no es per se ilícita. Respecto a los efectos de la declaración de nulidad, el tribunal nos recuerda que la legislación otorga al deudor hipotecario un conjunto de ventajas específicas en vía ejecutiva.

El Art. 693.3 de la LEC reconoce al deudor una serie de remedios enervatorios de la ejecución, bien mediante la consignación de la cantidad exacta que por principal e intereses estuviere vencida en la fecha de presentación de la demanda, incrementada, en su caso, con los vencimientos del préstamo y los intereses de demora, o bien tratándose de vivienda habitual, aun sin el consentimiento del acreedor, liberar el bien mediante la consignación de las cantidades antes reseñadas. Así mismo cita las previsiones de los Arts. 579 y 682.2.1ª de la LEC.

Estas, específicamente previstas a favor del deudor hipotecario que señala el TS cuando la ejecución se conduce por la vía del procedimiento específico de los Arts. 681 y siguientes de la LEC, que no resultarían aplicables en el juicio declarativo. Por todo ello, el TS resuelve que procede la continuación del procedimiento de ejecución hipotecaria, en todos aquellos supuestos en que se declare abusiva la cláusula de vencimiento anticipado, siempre que se cumplan las condiciones mínimas establecidas en el artículo 693.2 de la LEC. “Podrá reclamarse la totalidad de lo adeudado por capital y por intereses si se hubiese convenido el vencimiento total en caso de falta de pago de, al menos, tres plazos mensuales sin cumplir el deudor su obligación de pago o un número de cuotas tal que suponga que el deudor ha incumplido su obligación por un plazo, al menos, equivalente a tres meses (…)”.El Magistrado Sr. Orduña Moreno en su voto particular, no cuestiona el resultado de la abusividad declarada, y entiende que el planteamiento metodológico realizado por la mayoría de la Sala resulta frontalmente contraria a la doctrina jurisprudencial del TJUE y, en especial, a la sentencia del TJUE de 30 de abril de 2014 (C-26/13), que solo autoriza excepcionalmente la integración de la cláusula abusiva, por una disposición supletoria del Derecho nacional (caso del artículo 693.2 LEC), cuando dicha integración, conforme a la finalidad y efecto disuasorio perseguidos por la Directiva 93/13/CEE y afectante a un elemento esencial del contrato principal, permita la subsistencia de éste sólo en beneficio de los intereses del consumidor adherente. Para el Magistrado la integración que realiza la sentencia (sustitución de la cláusula abusiva de vencimiento anticipado por la aplicación del artículo 693.2 de la LEC) sólo opera en beneficio exclusivo y excluyente de la entidad bancaria y por ello se muestra contrario a la procedencia en estos casos de la continuidad del proceso de ejecución.

La continuidad o no del proceso de ejecución es de enorme trascendencia para los afectados. La solidez de los argumentos, del autor de voto particular, hace prever que desde un juzgado, una vez apreciada la nulidad de la cláusula de ejecución hipotecaria y antes de decidir si procede o no la continuidad del proceso de ejecución, se pida al TJUE que se pronuncie.

No Comments

Post a Comment